Jugar el Juego: Gustar, ganar, gobernar

Por Gonzalo Arias*

“Ahora los banqueros y todos esos tipos a los que enfrentabas te van a poner la mesa. Vos tenés que aprender a sentarte con ellos.” La frase se la dijo el “Pepe” Mujica a la que será la intendenta de Barcelona, Ada Colau, una mujer activista de 41 años que se destaca por haber sido parte del movimiento para evitar los desalojos en España, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Y es que a Colau, quién demostró audacia y coraje al llamar “criminal” a un representante de la Asociación Española de Banca en el Congreso, le llegó el turno de gobernar una de las ciudades más importantes de España, lo que implica un esfuerzo para transformar su liderazgo combativo en acción como parte de una institucionalidad cuyos mecanismos deberá comprender rápidamente para logar una gestión exitosa.

Frente al desafío de gobernar, quedan obsoletas las viejas antinomias entre derechas e izquierdas que pueden volver muy torpe la práctica. En la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, el progresismo ha sufrido las consecuencias de su falta de eficiencia dejando un espacio vacío que inteligentemente ha ocupado el PRO a fuerza de Metrobus, bicisendas, y plazas embellecidas. Correr por izquierda, desde la oposición, estas acciones que la mayoría de los porteños aprueba, los vuelve a poner en desventaja.

La distancia entre la crítica hecha “desde afuera” frente a cierto orden establecido que se pretende cambiar y la posibilidad de generar los cambios “desde adentro”, en la mayoría de los casos es irreconciliable. En Argentina tenemos algunos ejemplos que validan esta afirmación. El último fin de semana se publicó una encuesta de Management & Fit que dio a conocer una lista de candidatos a Presidente donde además de medir la intención de voto de los contendientes también arrojó el resultado de los políticos a quienes nunca votarían los encuestados. En este ranking el porcentaje más alto lo obtuvo Elisa Carrió donde más del 73% de los consultados dijo que nunca la votaría para Presidenta. En el caso de la dirigente hoy aliada al macrismo, observamos que como líder crítica de la oposición que supo construir un perfil a fuerza de denuncia, no ha podido traducir ese potencial en la imagen de una líder capaz de llevar adelante una gestión de gobierno.

La máxima esgrimida por el ex mandatario uruguayo obviamente supone un desafío, el de gestionar. Algo que ni la izquierda argentina, ni Carrió, ni cierto sector del progresismo supo hacer, quedándose empantanados muchas veces en tratar de “lucir bien”, dejando de lado el “hacer”. Concentrados en el “criticar”, posponiendo de ese modo el momento de conducir.

Volviendo al caso español, la experiencia de Colau, y la de Manuela Carmena, ex jueza de 71 años, en Madrid nos muestran, sin embargo, que hay un factor de la autenticidad y de la cercanía de ciertos personajes con los problemas de la población que generan empatía y que ha permitido que ambas líderes sociales se transformen en dirigentes -con posibilidad de ocupar cargos- mediante un proceso electoral. Imposible deslindar el discurso del contexto, ya que la desocupación y la recesión en España actúan como variables de peso.

La meta que tienen por delante es la que tan claramente les plantea Mujica. Aprender a sentarse con ellos que no es ni más ni menos que comprender la lógica de la política, de la administración de los recursos públicos, de articular con los sectores, de gestionar y de armonizar expectativas de múltiples actores.

Nos encontramos frente a un debate más que provocador en tiempos electorales. Lo auténtico de los dirigentes, los hace legítimos pero no les garantiza capacidad de gestión. Será por este motivo que el trabajo del consultor político termina con el éxito electoral. Lograr un impacto de imagen en torno a determinado personaje político. ¿Será el mayor exponente de esta liturgia Duran Barba? ¿Será tiempo de pensar la comunicación política no solo para ganar sino también para gestionar?

¿Cuán genuino puede permitirse ser un político en campaña? ¿Hasta qué punto no les juega en contra mostrarse “tal cual son”? ¿Por qué proliferan los consultores? ¿Es grave que se haya filtrado el manual de Durán Barba, es “escandaloso” su contenido, o es el hecho de haberlo hecho explícito y sistematizado lo que generó tanto revuelo? La hipótesis es que los argentinos no queremos saber cómo nos seducen, sino simplemente que lo hagan, que nos convenzan, sin tener frente a los ojos la receta.

Que nos muestren en la cara la falta de espontaneidad y frescura que pueden tener los políticos, no nos gusta. Que se develen las estrategias delineadas por cada espacio nos incomoda –pero nos intriga-. El hecho de conocer la planificación de una campaña política (que en el imaginario de muchos se atañe solamente a “plataforma de propuestas”), nos obliga a enfrentarnos con nuestras propias contradicciones e hipocresías. En el fondo nadie quiere saber que detrás de un candidato hay un consultor que lo fabrica.

No es una novedad en las campañas que se identifiquen los beneficiarios de las políticas, o que otras voces, las de los ciudadanos comunes y corrientes hablen en nombre del dirigente. Anclar el discurso de la política en una historia particular ni es nuevo ni es exclusivo del Pro. El asunto es que vimos los entretelones. Y eso, a pesar de la curiosidad que desata, a la vez desilusiona.

Sin embargo, la frase se aplica no solo al ámbito de la política sino al interior de cualquier organización: tal es el caso del club Independiente que al proponer una reforma profunda contra las barras bravas de la mano de la jefa de seguridad Florencia Arietto se vio en el mismo dilema.

En momentos en donde los personajes mediáticos se suman a las candidaturas políticas a la par de viejos militantes, queda claro que la experiencia es fundamental pero también lo es saber mostrarse, comunicar. En política y en el siglo XXI la clave más que nunca es ser y parecer. Ambas condiciones son importantes y de ninguna se puede prescindir. Retomando las palabras de Mujica, se trata de conocer las reglas para jugar el juego y no morir en el intento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s