La comunicación como política de Estado

Por Gonzalo Arias*

Toda nueva etapa que comienza permite realizar balances y corregir rumbos. En este sentido, lejos de cualquier especulación electoral y de aspiraciones individuales, el comienzo de un nuevo ciclo de Gobierno es ante todo una oportunidad. A más de 30 años de la recuperación de la democracia, y tras doce años de kirchnerismo,la sociedad argentina tiene la posibilidad de contar con políticas públicassostenidas en el mediano y largo plazo. Un ejemplo de ello son los avances en la industria comunicacional a fuerza de inversión pública, tanto en el fomento a la producción de contenidos como en el tendido de la infraestructura digital en todo el territorio argentino: desde un satélite en órbita hasta un Oscar, sumado a la televisión digital gratuita, pasando por 4 nuevas señales televisivas nacionales y otras tantas nacidas por impulso de las universidades, marcan un camino deinnovación y crecimiento en beneficio de todos los argentinos.

El desafío que se plantea escontinuar administrando los recursos públicos inteligentemente, independientemente del signo político que gobierne, para profundizary dar otro salto en la política comunicacional. ¿El objetivo?Seguir avanzando en la democratización en el acceso a las tecnologías y en el fortalecimiento de la producción audiovisual regional y local. Nos lo exige el potencial que tiene la Argentina, tanto en investigación y desarrollo como en el talento de miles de profesionales que se forman y trabajan en áreas vinculadas a la comunicación.

En este recorrido, fuimos pioneros en la producción y distribución audiovisual de gestión pública en la región. Nuestras nuevas señales televisivas, marcos regulatorios y políticas de fomento a la producción y desarrollo de plataformas tecnológicas son referencias obligadas para otros países latinoamericanos. Se han dado pasos muy importantes y es necesario modernizar la estructura del Estado para la etapa que viene, para consolidar y profundizar todo lo realizado.

Se destacan en el camino, el nacimiento de nuevas señales de televisión de gestión estatal de calidad que han permitido ampliar la concepción de Televisión Pública, anteriormente solo reducida a Canal 7. Las creaciones de canal Encuentro, Deportv y Paka Paka, dependientes del Ministerio de Educación de la Nación, y de la señal TEC TV, dependiente de la cartera científico tecnológica, han enriquecido y jerarquizado la oferta audiovisual.

Estas producciones son el más elocuente ejemplo de una política de Estado que no se sostiene por un poder que lo impone sino que crecen de la mano de la comunidad donde se insertan. Su calidad vuelve muy difícil que un cambio de gobierno pueda desalentarlas. Ocurre algo similar con “Fútbol para todos”, cuya gestión se encuentra en la órbita de la Jefatura de Gabinete, que es un hito en la comunicación argentina y que es objeto de controversias en el discurso de los candidatos presidenciales.Fue muy valiosa la decisión de mejorar el nivel de producción de las transmisiones y el aggiornamiento de los espacios publicitarios por parte de sus productores.Como vimos con la fórmula Encuentro, la calidad es garantía de continuidad.

La distribución de la pauta oficial también esobjeto de críticas que no han podido apaciguar ninguna gestión gubernamental, sin distinción de color partidario. Sin embargo, cumple con un rol central en el desarrollo comunicacional del país: permite comunicar la gestión gubernamental y al mismo tiempo financiar expresiones y medios al igual que lo hacen los privados (teniendo en cuenta que la principal fuente de financiamiento de los medios es la publicidad). Es decir, lejos de ser un motín político, la administración de este recurso requiere de una planificación estratégica que jerarquice el rol del Estado en la promoción de la comunicación gubernamental y en el fomento de la multiplicidad de voces. Un buen ejemplo de ello es la pauta dispuesta por la ley destinada a la distribución de los espacios para avisos electorales manejado por la Dirección Nacional Electoral y el AFSCA

En síntesis, la clave para la definición de una Política Nacional de Comunicación para la Argentina que viene es centrar todos los esfuerzos en lograr una producción y una distribución de contenidos e información pensada enbeneficio de la ciudadanía. El Estado debe actuar como garante del sano equilibrio entre la búsqueda de las rentabilidades por parte de las industrias infocomunicacionales y el derecho a la información y comunicación de la ciudadanía. Dicha interacción no puede quedar librada al mercado. Se trata de generar un paradigma comunicacionalimpulsado por una administración pública activa en materia comunicacional,tanto en materia regulatoria como en la producción de contenidos audiovisuales y el desarrollo de infraestructura, que haga compatibleslas necesidades de los argentinos y los intereses privados, sin que nadie muera en el intento.

Sobre estos objetivos se deben encolumnar las definiciones presupuestarias y el rumbo de la gestión. No solo en términos de optimización de recursos sino que también es fundamental un direccionamiento conjunto de toda la administración de la comunicación, un paso obligado a la hora de pensar en el mediano y largo plazo de un proyecto de país.

Es momento para que el país jerarquice en una nueva estructura gubernamental a la política nacional de comunicación que integre la infraestructura, y la producción y circulación de contenidos.Para esta tarea se torna indispensable la creación del Ministerio de Comunicación, que pueda contener todo el desarrollo descrito anteriormente, racionalizando y potenciándolo de cara al futuro.

La meta puede ser tan transformadora como estratégica para el futuro del país, razonable por todo lo hecho, y porque tenemos las condiciones y el talento para hacerlo, pero también siendo realistas, con pocas posibilidades de ser factiblepor la tensión permanente que encarna un sector con grandes intereses en juego.Pero aquella dificultad, lejos de evitar el debate, puede actuar como estímulo para su concreción.Precisamente por las resistencias que entraña y por el potencial de su definición,es que es necesario que esta acción entre en la agenda de los próximos gobiernos. Llegado el caso de poder articular todas las áreas de comunicación en un mismo Ministerio, habremos dado un nuevo paso adelante en materia de democratización de la comunicación.

**Titular de la Cátedra La Comunicación como herramienta política (UBA)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s