El prime time político: la división de la torta.

reloj-antiguoPor Leandro Bruni

A menos de 40 días de las elecciones generales de octubre comienza a concluir el calendario electoral el escándalo por las facturas de Niembro hicieron renunciar de la elección al primer Diputado Nacional por Buenos Aires y los presupuestos, cada vez más abultados, hacen escasear los recursos. Uno de los objetivos de la Ley 26.571, la cual preveía asegurar la difusión de los Spots en Radio y Televisión era justamente ese: aliviar del presupuesto de campaña toda la difusión que saliese en dichos medios.

El alivio es significante, mas aun sabiendo que, por ejemplo un segundo de publicidad televisivo en Showmatch puede rondar los $ 25.000. Sin embargo los informes de la Dirección Nacional Electoral (DINE) del 2013 demostraron que los medios de comunicación no emitieron los Spots en casi un 40% de los casos por distintas razones, entre las más llamativas destacan la entrega del material audiovisual fuera de plazo y en un formato incorrecto.

 El potencial de la legislación se refleja en los más de 2.200 medios de todo el país integran actualmente el listado que la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) confecciona para la cesión de los espacios gratuitos.

 ¿Cómo se logra ser equitativo en la difusión de Spots?

Cuando comienza la campaña, es decir, 30 días antes de los comicios para las PASO y 35 días antes en las Generales, los medios de comunicación deben ceder el 10% de 12 horas de programación para que los electores “conozcamos” a nuestros  representantes. Quizás es una pretensión demasiada ambiciosa para algunos segundos de Spot. A veces no se trata de conocer, sino simplemente de generar alguna identificación o atracción emocional.

Al ingenio y creatividad de los publicistas y los equipos de comunicación se le debio sumarle un elemento más: limitar los tiempos para la televisión a 12 segundos y 9 segundos para la radio, cumpliendo asi la duración de cada módulo.

.

Del otro lado del mostrador, los programadores de TV y radio tienen como máximo 120 segundos de emisión de publicidad electoral por tanda comercial. Por otro lado, en radio no se debe superar los 90 segundos de publicidad electoral por tanda.

im 1

De este modo la propaganda se reparte en cuatro franjas horarias con distinta carga de publicidad para cada una. A su vez en cada franja se calculan cuatro tandas, compuestas de 10 módulos cada una.

im2

La emisión de los spots publicitarios de todas las agrupaciones políticas en el horario central está asegurada como mínima dos veces por semana. Para la TV el horario central es considerado la ultima franja de la noche, es decir el prime time, que va entre las 20:00 hs y las 01:00 hs. La radio tiene sus mayores índices de audiencia durante la mañana, quizás cuando la gente se traslada hacia sus trabajos o hace sus quehaceres acompañados del dial. La primera franja, en este caso va de 7:00 am a 11:00 am.

Cuando de distribución del tiempo para las fuerzas se trata, la legislación es clara: 50% del total del tiempo está considerado repartir para todas las fuerzas que se presenten a las elecciones. El otro 50% restante del tiempo se divide proporcionalmente según los votos capitalizados en las elecciones pasadas.

Si de categorías hablamos, a nivel nacional la distribución del tiempo “al aire” se divide en 50% del tiempo para el cargo de Presidente y Parlamentarios del Mercosur, 25% para el cargo de Senador Nacional y otro 25% para los Diputados Nacionales.  Esto nos da la pauta de porque podemos ver más veces publicidades de presidenciables que de otros cargos.

Twitteando la veda: ¿legislar o no legislar?

El dia de las elecciones la veda electoral rige, desde 48 hs previas, tanto para actos de gobierno, difusion de encuestas y propaganda paga.

Sin embargo la comunicación sigue: por un lado nos encontramos en el cuarto oscuro con las boletas, elemento comunicacional, si los hay. Su diseño, que según la legislacion (Art. 38), corre por cuenta de los partidos, no disimula su intencion de querrer llegar a los votante de “ultimo momento”.

Historicamente las boletas pasaron de ser una mera enumeracion de nombres a llenarse de simbolos partidarios, letras emblematicas, perfiles de politicos anteriores y colores que disparan sensaciones.

220px-Justo-Roca-Boleta_electoral_1931

Internet, como siempre, rompe los limites fisicos, por lo menos hasta donde alcance la señal del celular, y permite que los candidatos lleguen, con ayuda de las redes sociales, a la palma del votante.

5592c55cc7e40_510x414

Internet, como siempre rompe los limites fisicos, por lo menos hasta donde alcance un celular, y permite que los candidatos lleguen con ayuda de las redes sociales a la palma del votante.

Si bien la ley prohíbe la publicidad en medios de comunicación, esta se entiende como “la emisión y publicación de avisos publicitarios en medios televisivos, radiales y gráficos con el fin de promover la captación del sufragio para candidatos a cargos públicos electivos (…). La prohibición comprenderá la propaganda paga de las imágenes y de los nombres de los candidatos a cargos electivos nacionales, ejecutivos y legislativos, en los medios masivos de comunicación (televisión, radio e Internet), vía pública, medios gráficos, telefonía móvil y fija, publicidad estática en espectáculos deportivos o de cualquier naturaleza, así como también la publicidad alusiva a los partidos políticos y a sus acciones (…).”(Art 64 ter., Código Electoral Nacional)

Sin rastros de las palabras “twitts” o posteos de Facebook, la legislación roza zonas de internet, como pueden ser diarios o blogs, pero no se pronuncia sobre las publicaciones en redes sociales del electorado en general.

Una vez mas el ingenio disloca la norma. Si la publicación fuese de uncandidato pronunciando un discurso ideológicamente cargado, rodeado de símbolos partidarios tradicionales y en un espacio congregando masivamente por los electores tipicos de una fuerza, esto sería acusado por partidos como el PRO de acto proselitista. Lo cierto es, que sería una acusación correcta

Sin embargo, entendiendo los cambios en las estrategias comunicacionales de los partidos como el PRO, el término “acto proselitista” muta en su interpretación.

En vez de comunicar con los elementos anteriormente señalados (movilizaciones, discursos, plazas con militantes) lo hacen quizás con un desayuno en algún bar típico de la Ciudad Autónoma, como el Café Tortoni, o en un auditorio con “vecinos”, globos y otros elementos típicos del PRO.

Si Gabriela Michetti, el mismo dia de los comicios publica una foto en Twitter, en donde se muestra votando o desayunando con otros referentes del PRO, ¿esto no podría considerarse como acciones con el “fin de promover la captación del sufragio”?

Si bien el silencio de la ley no explicita el delito, promueve el posible debate para reformas futuras.

Descarga la presentación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s