¿Desinteligencia electoral o estrategia explícita?

urna-eleccionesEl 25 de mayo de 2003, Néstor Kirchner asumía la Presidencia de la Nación con apenas el 22% de los votos, iniciando no sólo un notable proceso de reconstrucción de la autoridad presidencial y la institucionalidad democrática tras la debacle de fines del 2001, sino también de construcción de una mayoría –que desbordó ampliamente los límites del propio justicialismo o “pejotismo” como solía decir el ex Presidente- que le permitiría legitimar electoralmente su proyecto político y llevar adelante profundas transformaciones en el país.

Apenas 14 años después, los principales actores del kirchnerismo encaran la contienda electoral en ciernes con estrategias diametralmente opuestas a las del fundador de dicho espacio político. Sigue leyendo